Bazurto, encontrando el orden en el caos

Cualquier persona que me conoce puede contarles mi fascinación por las plazas de mercado, llenas de colorido fantástico, de personajes caricaturescos, carnavales de aromas y sonidos característicos y sobre todo las fantásticas historias que rondan sus atosigados pasadizos y poblados callejones.

Cada plaza es sutilmente diferente de la anterior, con ese encanto propio,  que no deja de cautivarme así que espero compartirles  mi seducción, en este caso  con la plaza de mercado de Bazurto en Cartagena de Indias, particularmente muy diferente a cualquier otra de las que he visitado.  Esta es una plaza  relativamente joven que nació debido al traslado de la plaza de Getsemaní en 1978 para solucionar la inseguridad y contaminación que se desarrolló en este barrio.  Esta nueva plaza prometía remediar todos estos problemas ofreciendo oportunidades a más de 2.000 comerciantes entusiasmados de participar  en este nuevo desarrollo.

Hoy en día la realidad es otra, en los últimos 33 años Bazurto se ha transformado en sinónimo de desorden, frenesí, inseguridad, contaminación y congestión, aislando así toda la zona sur oriental de la ciudad,  ya que el 60% de las rutas urbanas pasan por este lugar. A pesar de todo,  este caos no logró impedir que la curiosidad me hiciera tomar mi cámara y embarcarme en una nueva aventura, más arriesgada pero más emocionante que cualquiera de las anteriores.

Mentiría si les dijera que cuando me vi enfrentado a la magnitud del desorden, caos y algarabía,  no se me llenaron las venas de temor, todas las advertencias de conocidos, policías, locales y hasta vendedores ambulantes, se me vinieron a la cabeza. De los 2.000 puestos que ofrece este mercado solo se utilizan 600, lo que  no impide que otros 7.400 comerciantes invadan el espacio público haciendo de éste un laberinto infinito de callejones plagados  de puestos improvisados, malandrines, culebreros, oportunistas, mercachifles,  ladinos y  todo un reparto de vendedores ambulantes.  Este problema se debe a la reconocida desidia y dejadez de la administración distrital por lo que se rumora en sus corredores que va a ser reasentada en el barrio El Pozón, que  queda bastante más retirado que Bazurto,  pero la opinión general es que esta solución solo sería temporal y sin una administración eficiente, lo cual es una constante regional,  el problema surgiría nuevamente casi de inmediato.

En esta oportunidad no vengo a hablarles  sólo lo malo, pues para esto basta revisar cualquier noticiero.  Después de deambular temeroso mirando tímidamente los productos que se ofrecen, empecé a descifrar el ritmo de esta errática plaza, logre percibir un baile casi coreografiado de sus protagonistas, sus olores,  inicialmente desagradables,  empezaron a aportarle carácter a la escenografía tornándose cada vez menos sofocantes, creando matices  que complementaban  los colores menos saturados y brillantes a lo que estaba acostumbrado, generando en el ambiente una niebla invisible, casi romántica. En ese momento me transporté a otro lugar, me liberé de todo temor y empecé a rondar sus pasillos con más libertad, las sombras que flotaban en el aire como fantasmas se transformaron en  personajes dignos del realismo mágico, distinguí sonrisas en las caras de estas sombras, mis ojos ya acostumbrados a la oscuridad me revelaron colores inexplorados, pescados frescos y frutas exoticas, detecté carcajadas entre lo que antes pensé que era ruido, y fue solo hasta este momento en el que decidí sacar mi cámara para compartirles aquí, un pequeño reflejo de lo que mis sentidos apenas empezaban a entender.

 

Salí enamorado, como en la vida, de la que menos esperé. Me cogió con la guardia abajo, lleno de pre concepciones y prejuicios creados por personas que no la entendieron, que inclusive dudo mucho, la hayan visitado. Porque en efecto es un lugar atemorizante e inseguro, pero solo hay que darle una oportunidad, ya que está llena de gente buena, trabajadora y sobre todo orgullosa de su lugar de trabajo. Además de este reconocimiento,  lo único que merecen es que el distrito cumpla con todas  las promesas que les hicieron en 1978 para poder recuperar el  orden y la  seguridad y hacer de este misterioso y fascinante punto escondido de la heroica, el expositor número uno de su riqueza cultural, llena de color y tradición, gente alegre,  siempre dispuesta a ofrecerte una sonrisa, atiborrada de música y alegría como el alma de todo aquel que en esta plaza caótica, vive y trabaja.

    • Marcela Doria
    • 20/04/11

    Chef lo invito a que conosca los mercados del departamento de cordoba mi casa, es una bella mezcla de tradicion pura; las artesanias, los olores y sabores, colores y muchos otros detalles hacen que para el visitante sea un paseo para recordar.

    • Marcela me encantaría de corazón conocer ese mercado, es más, me encantaría que nos lo mostrara a través de un articulo y un par de fotos que con mucho gusto publicaremos en este blog.

  1. Hola buen dia

    quería saber si yo puedo utilizar las fotos de este mercado para publicarlas en una revista de Colombia, no se si tengan costo o solo sea necesario poner el crédito gracias

  2. Hola Juan Pablo, conozco la revista. Si quiere contácteme a mi mail collar85@hotmail.com, mándeme sus datos y miramos que podemos hacer.

  1. 18/03/12
  2. 9/07/12
    Trackback from : 5 Sentidos
  3. 9/07/12

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: